Banco de semen

Banco de semen

¿Qué es el banco de semen?

El banco de semen permite preservar en frío (criopreservar) espermatozoides con fines reproductivos para su utilización posterior en técnicas de reproducción asistida.

Banco de pacientes

Los espermatozoides son de pacientes con deseo gestacional para realizar técnicas de reproducción asistida con su pareja femenina. La criopreservación seminal está indicada si existe una baja calidad espermática, antes de realizar tratamientos que pueden comprometer la fertilidad en un futuro (quimioterapia, radioterapia o cirugía), cuando existe dificultad para obtener una muestra seminal o por otros motivos personales.

Banco de donantes de semen

Son muestras de semen de buena calidad proporcionadas por hombres jóvenes y con buen estado de salud, de forma anónima y voluntaria, para pacientes del programa de reproducción asistida. La utilización de semen de donante está indicada cuando no hay producción de espermatozoides en el hombre o cuando esta producción es muy limitada, en mujeres sin pareja o con pareja femenina, en casos donde el hombre es portador de alguna enfermedad transmisible a la descendencia no tratable con otras técnicas de reproducción asistida o cuando se han realizado tratamientos previos sin éxito.

¿En qué consiste la criopreservación seminal?

En primer lugar, es necesario firmar un consentimiento informado específico para este procedimiento y realizar una analítica en sangre para determinar si hay infección por VIH, hepatitis B y C, y sífilis. Posteriormente, el hombre deberá obtener una muestra seminal por masturbación para su criopreservación. En función de la calidad de los espermatozoides de la muestra, se le aconsejará sobre el número de muestras seminales adicionales que debería entregar para poder disponer de suficientes espermatozoides criopreservados.

¿Cuánto tiempo se pueden mantener criopreservadas las muestras seminales del banco de pacientes?

Los espermatozoides se pueden mantener criopreservados durante toda la vida del hombre. Según la normativa vigente, en caso de fallecimiento se pueden utilizar para técnicas de reproducción asistida hasta 12 meses después, siempre y cuando el hombre haya dado su consentimiento por medio del documento de consentimiento informado inicial, escritura pública, testamento o documento de instrucciones previas. Del mismo modo, las muestras seminales criopreservadas se pueden destruir en el momento que el hombre lo desee, previa solicitud por escrito al banco de semen del Hospital Clínico.

Pide una cita

He leído y acepto la política de privacidad

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina i l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepta el seu ús.

ACEPTAR
Aviso de cookies